Garavito, ¿fuera de la cárcel?

Según la teoría de los sentimientos morales, sentimos indignación cuando vemos o somos víctimas de un acto malo. El perdón sería entonces una respuesta a la indignación, pues es el acto por el cual el ofendido elimina de sí toda reacción a un acto moralmente malo o indignante. Creo que perdonar es una decisión de las víctimas, y creo que hay cosas imperdonables que como tal sólo merecen ser castigadas.

Afortunadamente nadie cercano a mí, hasta donde yo se, ha sido víctima de Luis Alfredo Garavito, el mayor asesino de niños de la historia. Pero eso no quiere decir que no pueda estar indignado: al menos 147 niños fueron violados y asesinados por esta bestia con cara de ser humano, y eso es imperdonable. ¿Cómo es posible que este hijueputa vaya a salir de la cárcel -que sólo hubiera sido condenado a 11 años de resort-cárcel? Que “justicia” indolente es la de este país, que pone cuatro años tras las rejas a un tipo por tocarle las nalgas a una mujer y le mete once años no más a este señor. Como quien dice, si el “tocón” hubiera palpado otras tres colas más le hubiera valido asesinar a 147 niños, pues lo hubieran condenado a 12 años.

Sólo espero que los abogados estúpidos (eso es una redundancia) de este país hagan algo, o al menos que la gente lo torture y lo mate apenas salga. Yo lo haría, ganas no me faltan; huevas depronto sí. De hecho, lo único que me da miedo es que me claven 40 años por matar a un asesino. No lo perdono, no me da la puta gana de perdonar lo imperdonable; y espero que Colombia no lo perdone y le haga sufrir al menos la midad de lo que una sóla de sus víctimas sufrió.

A mí no me vengan con el cuento de que se volvió evangélico; pues allá se meten los criminales para que les bajen las penas. A ver genios de la justicia nacional, la psicopatía no se cura; y si este remedo de ser humano se siente arrepentido y no quiere violar y matar niños más le vale estar en la cárcel, pues apenas salga libre se almorzará el primer pequeño vendedor de dulces que encuentre -así el sicópata se sienta redimido por un dios tan misericordioso que perdona lo que no tiene sentido perdonar, mientras lleva en su seno a las bestias y saca de él a quienes queremos ser libres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: