El tío (Ché)vere

En este momento él está gritando frente a un micrófono, ametrallándolo a razón de 3 o 4 palabras por segundo. Por la ventana están entrando los chillidos de una madre parturienta que está sacando el susto de sus entrañas. Es curioso, él grita cuando ella lo hace.

Seguramente alguien, una dama de dedo parado o un veinteañero esnobista, está viendo el partido y haciendo cara de fastidio. Muy seguramente otra persona, un oficinista cansado o un estudiante en parciales, viene en un bus de camino a su casa. El radio del bus está, como siempre, a todo volumen. Su dial está, como siempre, en el 101.9 de la frecuencia modulada. Los cuatro están escuchando a (y fastidiándose de) la misma persona.

Esa persona, cuya voz ha escuchado todo aquel que se precie de ser colombiano, está al frente del pelotón más odiado de la televisión nacional: los narradores de fútbol. Esa persona impuso el más chabacán de los estilos. También subió los índices de ignorancia más de un poquitico con sus frases corronchas y su pésima pronunciación del inglés y del francés, pero sobre todo del alemán. Esa persona, además, le hizo creer al colombiano promedio que cualquier idioma se puede pronunciar embolatando un poco la erre y enredando un poco la lengua. Por personas como esa es que estamos como estamos, como cabras tirando pa’l monte.

Pero a mí me cae bien.

¿Quiere saber por qué? Lea la BlogJuan de este mes, la revista que todo blogger (y todo no-blogger) quiere leer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: