Rodeos

-Pero esa no es usted, Margarita. Usted no tiene corazón.
-Sí, esa soy yo. No se lo muestro. Pero sí lo tengo.
-¿Y por qué no me lo muestra?
-No me da la gana. No quiero. No.
-¿Le da miedo, acaso?
-No es eso.
-¿Asco? ¿Fastidio?
-No.
-Entonces estoy durmiendo con una extraña.
-Si quiere pensar eso, allá usted.
-No la entiendo.
-No me entienda. Yo me entiendo sola.
-Qué va. Si se entendiera no estaríamos en este rodeo.
-No me joda. Si quiere creerlo, es verdad. Yo no tengo corazón. Usted duerme con una extraña. Y usted me causa fastidio. ¿Eso era lo que quería escuchar?
-No le creo.
-No me joda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: