¿En fila india?

Foto del World Economic Forum.

[tweetmeme source=”noalsilencio” http://elrestodecorcho.wordpress.com%5DLo que Antanas Mockus quiere hacer, en el fondo, es articular la conciencia moral, la cultura y la ley colombianas. Decir que “no todo vale” tiene consecuencias a varios niveles. Distingue entre acciones que “valen” y acciones que “no valen”; pero más importante, crea una categoría delimitada por la ética o la moralidad, la ley y la cultura.

La pregunta crucial aquí es: ¿qué características tienen las cosas que “valen” y no tienen las cosas que “no valen”? Estamos inclinados a creer que debatir en franca lid con quienes piensan diferente “vale”, pero “no vale” intervenir sus teléfonos y hacerles seguimientos a sus hijos. ¿Por qué?

Lo que yo creo es que las acciones que “valen” son las que no son reprobadas ni por la cultura, ni por la ley, ni por la ética o la moral. Las que “no valen” son las que son reprochadas por alguno de estos sistemas. Pero el problema radica en que “valer” o “no valer” no es un sedazo confiable para pasar a la sociedad por él. ¿Por qué?

Lo que “vale” para un católico derechista “no vale” para un activista LGBT de izquierda, por poner un ejemplo. El matrimonio entre homosexuales es un exabrupto moral para el primero, y una obligación ética para el segundo. Así pasa con casi todas las cosas. Con toda seguridad, a la derecha de Uribe las chuzadas “valen”. No olvidemos que muchos colombianos creen (o creían hace unos años) que la Parapolítica es un avispero que no debió haberse alborotado.

Y eso está bien. La democracia debería darles espacio a todas las posiciones siempre y cuando estén enmarcadas en unos mínimos que garanticen que esas posiciones no se vuelvan contra la democracia. En otras palabras, cultura, moralidad y ley deben tener un espacio para que cada una marche por su propio camino. No es sano que anden en fila india.

Así las cosas, no creo que lo que quiere hacer Mockus se deba hacer. La obra maestra de la articulación entre la ley, la cultura y la ética o la moral es el totalitarismo. La ética y la cultura son más mutables que la ley, por lo que ésta última es la que se convertiría en rectora de las otras dos. El extremo de esa articulación es que todos los ciudadanos piensen lo mismo y rechacen las mismas cosas. Eso es meter la Ley unívoca, dictada y defendida por el Estado, donde antes estaba la conciencia moral y la cultura cotidiana de la gente, la forma en la que hace sus cosas todos los días.

Eso sería una dictadura de la ley. Una ley de mierda, como la colombiana. ¿Queremos eso?

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios
Comments
3 Responses to “¿En fila india?”
  1. Caycedo dice:

    Interesante posición pero al final la noto coja por lo siguiente. Usted habla, por supuesto, de la ley colombiana, la que esta de alguna manera, digamos amparada en la Constitución, y nuestra constitución es aspiracionista. Eso queire decir que la constitución no describe ni regula el país que tenemos sino el que queremos.

    En ese punto es más sano, creo yo, que la ley se ajuste más a cómo somos y luego empezar por ahi a llegar a como queremos ser. Como estamos ahora me parece que no tenemos marcado el camino para lograr cumplir la constitución. La propuesta de Mockus, que incluso dijo en su momento que si la ley era violada por los ciudadanos ésta debería modificarse, es justamente tratar de hallar ese camino en dónde en vez de decir que queremos ser de tal modo y poner leyes que por antonomasia nos vuelvan ilegales. empecemos por legalizarnos a nosotros mismos a través de ese como juego de aprender a sentir vergüenza.

    • noalsilencio dice:

      Caycedo: Puede que eso sea así, pero yo le apuntaba más a que la ley tiene que darles espacio a las otras dos cosas. En Colombia gusta mucho eso de legislar ‘al detalle’ sobre muchas cosas –sabía usted que si no pone la bandera en dia de fiesta patria la policía lo puede multar con 20 pesos (!)–.

      Más grave aún, las diferencias políticas son diferencias culturales y morales. La única cultura aceptable en una sociedad democrática para afrontarlas es la del respeto y la defensa del pluralismo. No quiero decir que Mockus hubiera pensado llegar a hacer algo así, pero una ley sesgada hacia el unanimismo debe ser cotrarrestada con una cultura del respeto. Necesitan espacio, pero mientras no se puedan cambiar leyes que concentren tanto el poder en el Ejecutivo es mejor darles un respiro.

      Gracias por comentar.

  2. Anonymous dice:

    No eras Mockusiano?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: