Estoy en Twitter porque…

Obra derivada de (CC) Rosaura Ochoa (@laquesefue)

[tweetmeme source=”noalsilencio” http://elrestodecorcho.wordpress.com%5D
Por asuntos de mi trabajo me tocó elaborar una lista de las noticias más relevantes de este año. Solo por probar, me propuse hacerlo sin Internet. Fue, por supuesto, un desastre; apenas atiné a poner el rescate de los mineros de Chile. Y eso, porque los colegas nos los sirvieron de desayuno, almuerzo y cena por tres días seguidos la semana pasada.

¿Será que mi memoria se atrofió? ¿Será que estaba tan acostumbrado a los flujos sempiternos de información que mi cerebro perdió el hábito de tomar aire y asimilar los millones de datos aprendidos todos los días? No sé, lo cierto es que hace unos días estaba un poco hastiado de Twitter. Mi TL se estaba convirtiendo en una especie de sanguijuela que me sacaba la sangre sin que lo pudiera evitar. Padecía un muy aburridor caso de ‘infoxicación’.

Eso se juntó con uno de esos períodos de mucho trabajo que a veces aparecen. Entonces decidí salirme unos días, necesitaba de todo mi tiempo y toda mi concentración. Por primera vez en mucho tiempo, pensé que podía vivir sin Twitter. Pero volví.

No extrañé la intolerancia de los ‘tuiteros’. Es fácil olvidarse de ella. Al momento de escribir este ‘post’ no me había tocado ver la novelería y la estupidez que me estaban cansando de ellos, pero asumo que pronto me los voy a encontrar de nuevo. De todos modos, eso no solo ocurre en la ‘tuitosfera’. Es igual en todos lados.

La conclusión a la que llegué en estos días lejos del nido es que Twitter amplifica y acelera la interacción humana, con todas las cosas buenas y malas que esta tiene. Creo que ese es su encanto. Extrañaba su capacidad única de enriquecer cualquier tema que uno ponga allí, de encauzar la sabiduría colectiva y ponerla en beneficio de quien sepa invocarla adecuadamente. Por supuesto, ese embrujo tiene una contraparte. Todas las cosas aburridoras de los seres humanos –incluyéndome, faltaba más–, nuestra estupidez, egolatría e inconsecuencia, se ven amplificadas allí. Y a veces es insoportable.

Pero acepto eso y sigo en Twitter. Porque sin él me sentía como en una isla. Quizá más cómodo, pero también más aburrido. Y no me gustan las zonas de confort, desconfío de ellas.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios
Comments
5 Responses to “Estoy en Twitter porque…”
  1. BanhezaLein Von Hermann dice:

    Anoche, conversando amenamente con un entrañable amigo (Ex-usuario de Twitter, ¡Gracias a Dios!), concluimos lo siguiente:
    1- Ser “tuitero” -de entrada- te hace un pelmaz@.
    2- Es una de esas vainas que, al final, de nada sirve.
    3- La gente está TAN JODIDA, que usa esa pendejada como sello o marca.
    4- La condición humana de Twitter te reduce a conceptos por demás absurdos como: Soy el “experto geek más social media”; “mi vida es una mierda…vida 1.0”; “no me caiste bien…#FAIL”; “voy a decirle a mi amigo que hay fiesta en tu casa…te voy a RT@”; “ya no me quieres…#UNFOLLOW ME”; “eres mi mejor amigo…#FF”; “Es que si no estás en TW ni en Fb no eres nadie”.
    5- Se necesita ser lo suficientemente antisocial como para hacerse a esa virtualidad y, así, sentirse mejor consigo mismo.
    6- La persona imbuida en Twitter llega a un punto de inconsciencia tal, que hace de eso su estilo de vida. Se lo toma recontra en serio. Incluso hay algunos que empiezan a delirar y a sufrir del Síndrome de Apropiación.

    Twitter es un mundillo con tufo…Un egocentrismo monumental.
    Y es eso, ESO, lo que te hace parar, enfocarte, recapacitar y salir de allí.

    Porque las redes sociales se hicieron para ensalzar la desfachatez actual.
    En fin.

    La dificultad está en que el ser humano no ha logrado sentirse pleno en sí.
    Y mientras exista esa “coyuntura” -¡Uy! Pude emplear el término sin asco- seguirá el reinado de la rubia siliconada y bronceada (Twitter) y su melliza fea, pero millonaria (Facebook). A las demás primas en primer grado de consanguinidad (Last, Flickr, MySpace, Hi5, Sonico, etc), es preferible permitirles que sigan el ejemplo de la pareja aquella. Igual, de eso se ve en todas las familias.

    Pueda que John Donne hubiese tenido la razón del mundo cuando nos brindó en su inspirada prosa la frase “Ningún hombre es una isla, completo en sí mismo”. Probablemente el oasis a medio océano sea del todo una Utopía. Quizá.

    Yo sigo siendo una convencida de que, mal que bien, todos y cada uno de los mortales son un pedacito de territorio al que fueron arrojados al nacer.
    En esa isla naufragarás y sobrevivirás sin perder el norte -cual Tom Hanks acompañado de Wilson- o, por el contrario, vivirás -cual Tatú- regocijado de poder ponerte tu traje elegante para recibir a los visitantes; o serás un Gilligan más en la comedia de la existencia; o -cual Jack, Sawyer, Hugo, Locke, Sayid, Freckles, etc- deambularás en ella, enfrentándote a demonios, fantasmas, monstruos y personajes de cualquier calibre que te hacen más humano (ojala mejor), pero siempre más humano.

    La ISLA es lo que tú quieres que ella sea.

    He dicho.

    • José Luis dice:

      Voy a defender a Twitter hasta donde sea posible.

      1- No es cierto (si lo fuera yo sería un pelmazo), a menos de que exista una diferencia entre estar en Twitter y ser ‘tuitero’. Tocaría trazar esa línea.
      2- No es cierto. Hay gente que ha conseguido ayudas importantes, trabajo, o ha movido información vital a través de ese medio.
      3- Hay gente que cree en eso de la “marca personal”, pero en algunos casos eso forma parte de una suerte de “estrategia de mercadeo” dirigida a ganar estátus en una comunidad profesional, y de ese modo obtener mejor empleo u otras cosas. Otras personas sí lo hacen porque no tienen mejor que hacer (y lo llevan a extremos patéticos), y sí creo que son unos babosos. Además, muchas veces esa “marca personal” es un efecto colateral, no una cosa que uno planee de antemano.
      4- No entiendo a qué te refieres con “la condición humana de Twitter”. Y, de todos modos, esos no son los únicos tipos de mensajes que circulan por ahí.
      5- De nuevo, no entiendo cuál es esa “virtualidad” a la que aludes.
      6- Es cierto que Twitter se vuelve parte importante de tu vida y de tu “producción intelectual”, aun cuando no estás tuiteando. A veces eso es medio asfixiante y por eso decidí darme un respiro. También es cierto que hay personas que viven por y para tuitear, pero son menos de las que, infiero, crees (no son mayoría). 7- Ser tuitero no te hace egocéntrico o egocéntrica, eres más proclive a entrar en Twitter si ya lo eres.
      8- ¿En qué consiste la “desfachatez actual”? ¿Cómo sería actuar sin esa “desfachatez”?

      Lo de la isla: a veces la vida de verdad hace difícil la vida social, el vivir con otros. Twitter a ratos ayuda en eso. Ayuda a estar un poco menos aislado, o al menos da esa impresión.

      He dicho 😛

  2. Banexa (una fulana que te sigue en tuiter) dice:

    plus: Twitter es una gran conversación. Un espacio abierto a todas las voces y a todas las ideas. Una confluencia de personajes y personalidades. – Miguel Carbonell

  3. Banexa (una fulana que te sigue en tuiter) dice:

    Lo interesante del tuiter es que interactuas con desconocidos. Es la red social más abierta al debate, puedes discutir sobre cualquier tema con cualquier persona en cualquier parte del mundo a cualquier hora. En twitter siempre vas a poder expresar tus opiniones y todo el mundo está dispuesto a hacelro también (aunque no siemrpe a respetar las ajenas). Lo que yo adoro de twitter es su pluralismo, esa cualidad que tiene de conectar todo tipo de puntos de vista.

    Es como… como una gran ágora virtual en la que todos vamos caminando, charlando, conociendo gente, gritando (algunos, que no faltan) o simplemente escuchando con atención lo que dicen los demás. Es magnífico

    Claro, esto se complementa con lo fácil que circulan las noticias

    Yo no sería capaz de abandonar tuiter. Supongo que me he vuelto dependiente de ese flujo constante d información. Me imagino que el hecho de que todo debe caber en 140 caracteres lo hace todavía más interesante y menos horrible para quien no está acostumbrado a leer los alrguísimos artículos periodisticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: