Las elecciones según mi abuela

Ya está muy vieja como para tener pelos en la lengua.

Anuncios