¿En fila india?

Quizá la conciencia, la moral y la ley no deban ir tan de la mano como Mockus cree.