Sin airbag

La desgracia ajena deja un muy mal sabor.

Una tragedia olvidada

Y, por eso, recurrente.